Cosas que juraste nunca hacer como mamá

Cosas que juraste nunca hacer como mamá

Cuando nos hacemos madres, juramos ser la mejor del mundo. No una mamá común y corriente, no una mamá del montón, ¡sino la mejor! La más cool, la más diferente, la que no será igual que su mamá.

Pero por alguna extraña razón, ya que nacen nuestros hijos entendemos todo… y cambiamos.

Nuestra psicología cambia y se activa en nuestro cerebro el modo “mom on”, que hace que hagamos algunas de las cosas que más odiábamos de las mujeres que son mamá.

Bienvenida al mundo de las mamás, donde todas somos un cliché y no lo hacemos hasta que nos toca.

 

 

Juré que nunca iba a tener un bolso más grande que mi hijo.

 

Típico, salías con tus amigas que ya tienen hijos y las veías llegar con una bolsa tan grande que parecía que se iban de viaje, y obvio, juraste que morirías antes de tener un kit de supervivencia zombie en tu bolsa de mano.

Desafortunadamente, has fallado. Ahora vas a todas partes con toallitas, pañuelos, pomada para rozaduras, botellas de agua, juguetes, caramelos, snacks, jugos, vasos entrenadores, Novamil,, cepillo, ligas para el pelo y las siete esferas del dragón.

Para completar la escena, cada vez que suena tu teléfono pierdes la llamada, porque con tantas cosas jamás logras encontrarlo.

 

 

Juré que mis hijos nuca comerían con el iPad en la mesa

 

Cada vez que entrábamos en un restaurante y veíamos que una familia colocaba el iPad sobre la mesa para que sus hijos comieran, nos sangraban los ojos y decíamos: Cuando yo sea madre, nunca dejaré que mis hijos coman viendo caricaturas y no convivan en la comida.

Pero eso fue antes de saber lo difícil que es intentar cenar después de un largo día de trabajo con tu bebé en berrinche, que no quiere comer ni dejarte comer. Intentaste todo: pan, galletas, plátano, fórmula, gelatina. Pero a veces no quiere comer. Y es por eso que ahora eres socia fundadora de “a la mesa con Peppa Pig”.

Claro, esto sólo en pro de que coma algo en el desayuno, la comida, la merienda y la cena. Porque aunque comer con la tableta no te haga feliz, que coman sano por estar distraídos si lo hace.

 

 

 

Juré que siempre saldría arreglada con mis hijos

 

¿Se acuerdan cuando no éramos mamás? Hasta salíamos a correr maquilladas. Y veíamos mujeres que parecían mapaches. ¿Ya saben, no? ojeras del tamaño de la cara, vestidas con rayas verticales y horizontales, con flores y cuadros. Y pensábamos: ¿Qué les pasa?

En ese entonces nos asegurábamos que no iba a pasarnos. “Antes de ser madre, soy mujer y siempre me daré tiempo para mí”.

Pero las prioridades cambian. Antes pasábamos horas decidiendo qué íbamos a ponernos, aunque sólo fuéramos un rato al centro comercial. Hoy, la prioridad es pasar tiempo con nuestros bebés. Ya no importa si tenemos una cena con amigas y no vamos tan arregladas porque nos quedamos jugando un rato más. Porque esos momentos, no tienen precio.

 

 

 

Juré que nunca limpiaría a mis hijos con saliva

 

¿Recuerdas cuando veías que madres y abuelas limpiaban a sus hijos y nietos con saliva? ¡Qué asco! Juramos que jamás podríamos hacer eso. Pero un día, te descubriste en medio de un evento, viendo a tu hijo con la cara negra justo antes de la foto… ¡y tuviste que hacerlo!

Metiste tu dedo en tu boca, y borraste esa mancha de su cara para que no salga hecho un desastre. ¡Y está bien! Total, qué tanto es tantito.

 

 

Siempre pensamos en retractarnos de hacer cosas que jamás pensamos que haríamos. Pero esto es porque ser madre tiene mucho de realidad, y poco de expectativas… Ahora descubrimos que lo mejor no son las apariencias, sino la vida con tu bebé.

 

Las madres perfectas no existen, el resto hacemos lo que podemos y vamos muy bien.

 

¡Nos vemos!

DANOS TU OPINIÓN
Noticias Relacionadas
5 mujeres inspiradoras te dan tips para tu carrera

5 mujeres inspiradoras te dan tips para tu carrera

Sin importar qué tipo de trabajo tengas, estos consejos de mujeres con brillantes carreras te servirán de inspiración para la tuya.
Leer más
Practiquen yoga juntos

Practiquen yoga juntos

Hacer una actividad física con tu peque, puede favorecer la conexión emocional entre ustedes, así como la relajación, el bienestar físico y emocional de la familia que la practica.
Leer más
Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

Descubre que debes tener en cuenta si vas a llevar a tu peque al trabajo
Leer más