Crónicas de mamá: La creativa

Crónicas de mamá: La creativa

Tu bolsa tiene en iguales cantidades maquillajes rotos y juguetes? Siempre estás sucia de comida? Siempre vas atrasada? Cada vez que escuchas la palabra mochila comienzas a cantar MO-CHI-LA, MO-CHI-LA? Felicidades! Eres una mamá igual que yo.

 

Soy Lorena, y hoy quiero enseñarte como resuelvo las cosas más normales de nuestras vidas, de una forma... alternativa. Si estás preocupada por saber cómo lidiar con ese pequeño, lindo, precioso y adorable diablillo que es tú hijo, sigue las recomendaciones que te voy a dar, porque soy tu nueva amiga: La mamá “creativa”.

 

 

 

Problema: ¿Cómo hacer que tu hijo le tome cariño a los cubiertos?

 

La mayoría de las mamás pensamos que darle de comer a nuestro hijo con cuchara debe ser una misión sencilla, pero muchas de nuestras soldados fallan constantemente en el intento. Aunque parezca sencillo es de las empresas más complicadas de la vida: quien no haya intentado el famoso “avión” y haya terminada manchada, no sabe a lo que se enfrenta.

 

 

 

Mi solución:

 

Invéntale un personaje a la cuchara, dale un nombre, cuenta historias sobre ella y deja que tu hijo juegue con ella durante unos días, te darás cuenta poco a poco que se familiarizará con ella y dejará de ser un objeto extraño.

Toma en cuenta que su primer cuchara debe ser pequeña para que le quepa en la boca, planita y de plástico para que no lo lastime.

Aprovecha la situación y dale con ella su comida favorita, así asociará que su amigo “cucharín” le da cosas ricas y la aceptará más rápido.

 

 

 

Problema: A mi bebé no le gusta el baño, ¿qué hago?

 

Si tu bebé es de esos pequeñines que les gusta vivir llenos de lodo o comida, y encima de eso nos les gusta bañarse, pon atención para tratar de encontrar el porqué de la situación. No hay que regañarlo, hay que incentivarlo para hacer del baño una experiencia grata; considera que por alguna extraña razón o miles de razones más, quizás no quiere bañarse porque tiene miedo, el agua está muy caliente o fría, no le gusta la regadera o tiene hambre o sueño.

 

 

 

Mi solución:

 

Crea un ambiente diferente, ad hoc a su personalidad, como un barco pirata, un acuario, una lancha salvavidas, un crucero (una bañera infantil puede funcionar muy bien), en el que puedas involucrarlo, llévalo, enséñale en que consiste lo que hiciste para él, deja que se acerque poco a poco y que vaya tomando confianza, permite que juegue cuando quiera, mientras tanto tú, debes estar lista con tus herramientas de limpieza, jabón, esponja y shampoo para poder acabar con la suciedad que lo envuelve y eliminar a todos sus enemigos acuáticos en alta mar.

 

 

 

Problema: Se portó mal, ¿tengo que regañarlo?

 

De las cosas más difíciles y menos cool que existen en el mundo, la primera seguramente sea: regañar a tu bebé. Y más, cuando no sabemos cómo abordar el regaño. Esto se vuelve aún más confuso con toda la información que aparece en internet al respecto: Desde lo contraproducente de gritarles, regañarlos, o hasta darles una nalgada, hasta los consejos de dejarlos hacer lo que quieran e ignorarlos. Y toda esta información parece ignorar la personalidad de nuestros bebés, porque no es lo mismo un bebé que nació diablillo, que un bebé que nació zen. Entonces.. ¿Qué hacemos?

 

 

 

Mi solución:

Nunca jamás, por amor a todo lo que es bonito en esta vida, menciones la palabra regaño. Los niños desde pequeños, no importa la edad, deben aprender a tomar buenas decisiones, no siempre lo van hacer, pero deben prepararse para eso y asumir las consecuencias de sus malos actos.

 

¿Y cómo lo vamos hacer? Un juego de preguntas y respuestas sobre las cosas más básicas -para nosotras- nos puede dar la solución. Esto ayuda a fortalecer el sentido común, raciocinio, y capacidad de tomar decisiones de nuestros hijos. Es muy importante cambiar la palabra regaño por un: ¿qué fue lo que pasó?, ¿por qué pasó?, seguido de un: eso no se hace, no debiste hacerlo para que no te pasara tal o cual cosa. Es decir, es necesario explicarle la consecuencia de lo que hizo.

 

Hay que recordar que a los niños les importa más el proceso que el resultado (María Montessori); por eso llegar a una solución por medio de un juego hará que nuestros nenes puedan expresar sus sentimientos o preocupaciones de forma más sencilla.

 

 

Estas son solo algunas técnicas que me han funcionado. Definitivamente, hay mujeres que hacen del trabajo de mamá auténticas obras de arte, ¡y seguro tú eres una de ellas! Así que dime: ¿Y tú, que haces para resolver de forma creativa estas situaciones?

 

¡Nos leemos pronto!

DANOS TU OPINIÓN
Noticias Relacionadas
Practiquen yoga juntos

Practiquen yoga juntos

Hacer una actividad física con tu peque, puede favorecer la conexión emocional entre ustedes, así como la relajación, el bienestar físico y emocional de la familia que la practica.
Leer más
Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

Descubre que debes tener en cuenta si vas a llevar a tu peque al trabajo
Leer más
Cosas que juraste nunca hacer como mamá

Cosas que juraste nunca hacer como mamá

Cuando nos hacemos madres, juramos ser la mejor del mundo. No una mamá común y corriente, no una mamá del montón, ¡sino la mejor! La más cool, la más diferente, la que no será igual que su mamá
Leer más