Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

Guía de supervivencia para cuando llevas a tu hijo al trabajo

¿A quién no le ha pasado? Te despiertas, te arreglas, pones bien guapo a tu hijo, vas a toda prisa a la guardería… pero ocurre algo extraño: está cerrada. Miras la puerta y ves un letrero que dice: “Cerrada por remodelación”. Te enojas, quieres reclamar, pero al instante lo recuerdas. Vas a tu teléfono y ahí está: el recordatorio indicando que ese día no hay guardería.

 

Es tarde, tus papás no pueden ayudarte, tu hermana tampoco, la niñera llega hasta la tarde.

Esta es sólo una de las tantas formas en que llega uno de esos días: Los días que llevas a tu bebé al trabajo. ¿Cómo lo harás? ¿Estás mal de la cabeza? ¡Te van a correr! ¿Estás segura?

 

 

Llevarlo a la oficina sin morir en el intento necesita una preparación previa, paciencia, mucha paciencia y entrar en estado zen para cumplir el reto que te ha impuesto la vida. Y es que entretener a un bebé o a un pequeño de 3 años en una oficina durante 9 horas no es misión fácil. Por eso te ayudamos con algunos consejos para que estés preparada.

 

 

Organiza tu horario

Considera las necesidades de tu bebé y empátalas con tus actividades, ya las conoces muy bien: comer, dormir y hacer del baño. Con esto en mente podrás generar un calendario con las horas en las que normalmente las hace, por ejemplo, si come a las 10 am, no te pongas una junta a esa hora. Primero dale de comer para que esté tranquilo, quizá después de comer duerma y así podrás avanzar en tu presentación. Recuerda cuándo y por qué siempre llora tu bebé: ¿Tiene hambre? ¿Está sucio o está cansado? ¿Tiene sueño? Tú lo sabes y puedes manejarlo.

 

 

Lleva cosas que le gusten

Una mamá precavida vale por mil, nunca lo olvides. Cuando tu bebé está harto de una situación o lugar tiende a llorar o hacer ruido para llamar la atención, ya lo sabes. Por eso toma algunas precauciones y lleva sus juguetes favoritos, o las cosas que más le gustan y nunca suelta. Esta es la forma rápida y fácil de calmarlo inmediatamente si entra en crisis.

Aquí 3 objetos clave:

- Las mordederas, son simplemente la gloria, ayudan a que tu bebé no llore y es elemental para calmarlo.

- La sonaja, amiga de todas las mamás del mundo, es más que un juguete, es un dispositivo dinámico bajado del cielo para tranquilizar a nuestro hijo y transportarlo a otro plano terrenal. Bueno, quizá es una exageración, pero si funciona bien para distraerlo.

- El muñeco favorito, un objeto elemental en la vida de nuestros pequeñines, nunca lo olvides, para ellos vivir sin él es como si a ti se te olvida el celular, entras en crisis, no sabes que hacer, sientes que vives en un mundo distinto al que te rodea, por eso su juguete es ideal para que no se sienta ajeno al lugar.

 

 

Recuerda la fórmula

Si aún amamantas a tu bebé y te da pena hacerlo en público, lleva el vaso entrenador y provisiones de fórmula a todos lados, siempre: en la bolsa de mano, en la lonchera, en el saco. Y recuerda: Novamil Symbiotic Premium 3 es un gran aliado que existe para hacerte la vida aún más fácil.

 

 

La distracción, valor único e inigualable

Tu hijo es un detonante caminando, eso ya lo sabes. Cuando lo lleves a tu trabajo querrá descubrir ese nuevo mundo, recorrer el lugar, agarrarlo todo y probarlo.

Por eso es importante tener métodos para mantener calmados a nuestros hijos, y por suerte, hay cosas muy sencillas que lo pueden mantener en equilibro. Es decir: en el piso, quietos.

- Cuaderno para pintar y muchos colores.

Con esto podrías descubrir el artista que lleva tu bebé dentro. Estará dibujando, haciendo grandes obras de arte, y cuando menos lo esperes ya habrán pasado varias horas. Consigue un plástico o mantel, para que no manche la oficina, y no le quites el ojo: no queremos verlo pintando las paredes.

- Plastilina

A todos los niños le fascina, se divierten con ella y hacen tantas cosas que estimulan mucho su imaginación. Después de una sesión de plastis, verás desfilar animales, personas, autos, aviones y personajes que te sorprenderán.

 -Sus películas y caricaturas favoritas.

Aunque estés en contra de que vea televisión para que coma o para que haga otras actividades, no podemos negar que es un salvador. Es una gran solución a la hora de distraerlo ante una emergencia laboral. Las películas de su agrado harán de su estancia algo mejor para los dos.

 

 

Así, en menos de lo que crees se habrá terminado el día. Y no tengas vergüenza, tus compañeros de trabajo serán cómplices y se turnarán para jugar con él. ¡Tú puedes!

DANOS TU OPINIÓN