Alimentos de alto contenido calórico y prevención de la obesidad

Actualmente México se encuentra en primer lugar de obesidad infantil por tal razón, es importante conocer los hábitos que se deben modificar como prevención de esta entidad que cada vez es más frecuente en población infantil y conlleva consecuencias de enfermedades cronicodegenerativas que se desarrollan en la edad adulta.

 

Los principales factores que contribuyen al incremento excesivo de grasa abdominal son:

  • Incremento del consumo de alimentos y bebidas con alto contenido, es decir, consumo elevado de grasas, azúcares y sal, así como una disminución de la ingesta de verduras, frutas y agua simple potable.
  • Sedentarismo que es la disminución de la actividad física y esto implica mayor número de horas frente al televisor y videojuegos y menor cantidad de tiempo dedicado a realizar ejercicios que impliquen gasto energético.
  • Mayor acceso a los productos procesados, con alto contenido calórico. O también llamados alimentos chatarra como por ejemplo: papas, refrescos, pan dulce, postres etc...
  • Ambiente obesigénico: referido al entorno que favorece y promueve el consumo de alimentos que no facilitan una alimentación correcta, aunado a la falta de información que promueva esta cultura alimentaria.
  • La densidad energética de los alimentos se define como la cantidad de energía que aporta un alimento por unidad de peso, generalmente especificada como kcal/g o kcal/100 g. Las dietas de alta densidad energética se asocian a un mayor consumo de energía, grasa y azúcares añadidos; mientras que las de menor densidad energética son significativamente más altas en frutas y verduras, granos enteros y lácteos bajos en grasa, y tienden a tener un mayor contenido de micronutrimentos y fibra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a las dietas de alta densidad energética como un factor causal probable de la ganancia de peso.

Las estrategias que las madres de niños en etapa escolar deben tomar para prevenir el sobrepeso y obesidad están encaminadas a ofrecer alimentos cuyas preparaciones consistan en evitar los alimentos fritos, capeados, empanizados y sustituirlos por: asados, a la plancha, al comal y a la parrilla como técnica de cocción en calor seco; y hervido, al vapor y baño maría como cocción húmeda. También, es importante limitar el consumo de bebidas industrializadas para evitar el consumo de calorías vacías que aportan únicamente energía que es utilizada como depósito de grasa a nivel abdominal.

 

Otras prácticas saludables para prevenir la obesidad en preescolares incluyen:

- Utilizar verduras y frutas de la región y de la estación (son más baratas y de mejor calidad).

- Preferir cortes de carne con la menor cantidad de grasa posible (bistec de bola o aguayon en el caso de carne de res, lomo y pierna en el caso del cerdo).

- Retirar la piel y grasa a la carne de ave.

- Evitar embutidos de alto contenido de grasa (salchicha y jamón) que además contienen cantidades excesivas de sal. Se pueden sustituir por pechuga de pavo baja en grasa y sal.

- Ofrecer pescado una vez por semana e ir incluyendo el atún y sardina; en el caso del atún comprarlo en sobre y en agua (de esta manera se reduce la cantidad de sal que contiene).

- Incluir cereales integrales y de grano entero como avena, amaranto, salvado de trigo, pan de caja integral, tortillas de maíz. - La preparación de las leguminosas debe ser de la olla y no refreír con aceite o manteca.

- Utilizar utensilios de medida conocida para medir las cantidades de aceite y azúcar a utilizar (cucharadita = 5 g o ml, representa 1/3 parte de una cucharada sopera).

- Evitar reutilizar el aceite, ya que puede afectar la salud.

- El consumo de alimentos líquidos se recomienda hasta dos veces por semana, en sustitución del alimento preparado (caldos, sopas o consomé).

- Si las verduras y frutas son acompañadas con sal, se recomienda no utilizar más de una pizca.

DANOS TU OPINIÓN